Qué es CRO: todo lo que debes saber del Conversion Rate Optimization

Qué es CRO

Qué es CRO: todo lo que debes saber del Conversion Rate Optimization

CRO (Conversion Rate Optimization) es el conjunto de técnicas y estrategias que tienen como objetivo lograr optimizar el rendimiento de un sitio web respecto de la tasa de conversión. En las líneas de hoy vamos a ver en detalle qué es CRO, por qué es tan importante para una marca, la tuya sin ir más lejos, y de qué fases consta. ¡Empezamos!

 

¿Qué es CRO en marketing digital?

CRO, traducido como la optimización de la tasa de conversión, se define como una estrategia en la que se pretende mejorar los ratios y los procesos de conversión de un sitio web en concreto. Y si desgranamos el término CRO tenemos…

  1. Conversion. Consiste en realizar una acción en el sitio web que resulta de gran importancia para la marca.
  2. Rate. Se define como la relación cuantitativa entre dos variables que reflejan su proporción.
  3. Optimization. Método para mejorar el resultado del proceso del que hemos hablado en la Conversión.

 

¿Sabías que el CRO se basa en un método científico? Se plantea una hipótesis, se realiza un test y se comprueba si se va por buen camino. Pero antes de ver todas estas fases hablemos de por qué el CRO cada vez cobra más importancia en el ámbito del marketing digital.

 

CRO, traducido como la optimización de la tasa de conversión, se define como una estrategia en la que se pretende mejorar los ratios y los procesos de conversión de un sitio web en concreto. Clic para tuitear

 

Conversion Rate Optimization: ¿por qué es tan necesario para tu marca?

La optimización de la tasa de conversión se enfoca en aumentar el porcentaje del tráfico que realmente llega a ‘convertir’. Y ‘convertir’ aquí significa llegar a la acción objetivo que se ha designado como más importante, por ejemplo, lograr que el usuario haga click, que se registre en un servicio o que descargue una aplicación o un PDF.

Las tácticas de CRO funcionan para mejorar la probabilidad de que el tráfico llegue justo a donde se quiere, así como el volumen de conversión total y el porcentaje de usuarios entrantes que realizan la conversión. O dicho de otro modo, el objetivo final es convertir a los ‘visitantes’ en ‘clientes’.

A diferencia del SEO, el CRO prueba los cambios en las páginas de destino para ver qué impresiona a los usuarios reales. Con el CRO, no solo se está trabajando para mejorar las métricas, sino también las experiencias que los usuarios tienen con una marca.

 

Las fases del CRO

Volvamos al tema de que el CRO está basado en un método científico. Son estas las fases que se deben llevar a cabo:

  • Análisis. Según los KPI’s marcados y en base a las audiencias segmentadas hay que establecer las métricas relevantes y averiguar los puntos débiles a mejorar.
  • Objetivos. Es en esta fase, y según lo visto en el análisis, que vamos a definir qué es lo que se quiere mejorar.
  • Hipótesis. Es el momento de establecer y comprobar diferentes variables que son susceptibles de ‘AB testing’. Plantear, de forma priorizada, una serie de hipótesis que podrían mejorar el rendimiento del sitio web respecto del cumplimiento del objetivo definido.
  • Testing. Lanzaremos, una por una, los tests AB o test múltiples con cada hipótesis planteada.
  • Desarrollo. Esta fase se caracteriza por la ejecución de la solución con la que hayamos obtenido un mejor CRO para nuestro sitio web.

 

 

Es importante tener presente que la fase de análisis, tras llevar a cabo el desarrollo, sigue siendo crucial, sobre todo si se tiene en cuenta que el proceso CRO puede y debe repetirse una y otra vez.

 

¿Qué significa ‘conversión’?

El concepto ‘conversión’ ya lo conoces de sobra, ahora bien, cuando se trata del CRO, esas conversiones se dividen en dos apartados: macroconversiones y microconversiones. Las primeras se refieren a los objetivos de conversión que desea que alcance un usuario y las segundas, las microconversiones, son las encargadas de dirigir las acciones al objetivo marcado en las macroconversiones. Y si decimos lo mismo pero con un ejemplo…

 

Ejemplos de macroconversiones:

  • Utilizar un servicio ofertado en el sitio web
  • Pedir información o un presupuesto
  • Suscribirse al boletín

 

Ejemplos de microconversiones:

  • Buscar información en el blog
  • Crear una cuenta en el sitio web
  • Añadir un producto al carrito de compra

 

La tasa de conversión en este caso resulta de dividir el número de usuarios que realizan la acción que hemos marcado como objetivo entre el total de usuarios que visitan un sitio web.

¿Quieres saber más acerca de cómo sacar partido al CRO en tu marca? Ponte en contacto con nosotros, ¡el equipo de Somos Peces Voladores te está esperando!

Categorías

Etiquetas

Si necesitas ayuda con tus proyectos de marketing digital, déjanos tus datos y te contactamos:

¡Comparte este post en tus redes favoritas!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Posts relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad