Cómo combinar los colores en diseño gráfico

Cómo combinar los colores en diseño gráfico

Cómo combinar los colores en diseño gráfico

A la hora de realizar un trabajo de diseño gráfico el color juega un papel principal, y es que, ya se trate de una sencilla pieza gráfica o del rediseño del branding corporativo, el color y todas sus posibilidades tienen tanto que decir como la tipografía y la distribución de los elementos. Empezaremos por elegir un color base, saber a qué grupo pertenece y seguiremos por ver las posibles combinaciones que se derivan. En este post te contamos cómo puedes combinar los colores en diseño gráfico. ¡Toma papel y lápiz que empezamos!

 

El círculo cromático

Para comenzar en el mundo de los colores, empezaremos por definir el círculo cromático o rueda de colores. Se trata de una representación circular en la que estos aparecen ordenados según su matiz o tono. En este aparecen los colores primarios y sus derivados. Hay que aclarar que no existe un solo círculo cromático, sino que el propio autor decide cuántos quiere representar al crearlo. Lo más común es que haya 12, 24 o 48 colores representados, pero según el formato elegido y la decisión del autor, pueden llegar a ser cualquier cantidad.

El círculo cromático puede representarse de forma escalonada o degradada. También es común encontrarlos representados en forma de estrella, correspondiendo los picos de esta a los diferentes colores. Gracias a el podemos ver reflejado el vínculo de armonía y contraste entre los colores primarios con los colores secundarios y terciarios.

 

Colores en diseño gráfico: ¿Cómo se combinan entre sí?

Antes de empezar con las mezclas debemos seleccionar nuestro color base. ¿Cómo escoger el más adecuado? La elección ha de hacerse en función de los colores corporativos, de la pieza gráfica en sí misma y de lo que se quiere transmitir con ella. También tendremos que conocer las clasificaciones existentes en cuanto a colores. Está la gama de los fríos, los cálidos, los mate, los neutros y los primarios y secundarios; cada uno de ellos con sus matices y su saturación. Una vez hecho este paso podemos pasar a generar la paleta de colores que será la que nos permita hacer las múltiples combinaciones.

Otra opción a tener en cuenta es la de tomar como base dos colores de la misma paleta cromática en lugar de uno solo. Serán esas dos tonalidades las que se marquen como dominantes, el resto de colores debe lograr la armonía entre sí. Por supuesto que todos estos colores, los de base y las combinaciones, deben guardar relación con el objeto de diseño así como con los propósitos que se pretenden alcanzar.

Según la propuesta de valor de la marca, qué productos o servicios ofrece, su misión, visión y valores, el color o colores bases serán distintos. Deben tener coherencia con estos conceptos y utilizarse en todas las comunicaciones. De esta forma será reconocible a qué marca pertenece una comunicación de un solo vistazo. Por ejemplo, al ver ciertos tonos de rojo podemos pensar en Coca Cola o en el Banco Santander, cierto amarillo nos recuerda a McDonalds y la combinación de azul, rojo, amarillo y verde, nos recuerda a Google.

Veamos las posibles combinaciones que podemos hacer en el diseño gráfico partiendo de un color base.

 

Colores análogos o cercanos

La combinación de colores análogos o cercanos se crea a partir de colores vecinos, es decir, los que, en la paleta de colores, están situados al lado derecho o izquierdo del que hemos escogido como principal. Los colores análogos comparten en su composición un color primario aditivo y otro sustractivo.

Por otro lado están los colores análogos con variación: el tono base se mezcla con los colores pares ya sea que están a la derecha, a la izquierda o a ambos lados. Lo más acertado es seleccionar de 2 a 5 colores.

Por ejemplo, si nuestro color base es el amarillo tenemos como relacionados:

  • Amarillo anaranjado
  • Verde
  • Azul opaco

 

Complementario o colores opuestos

Si vemos la paleta cromática de colores de Itten, el complementario a nuestro color base es el diametralmente opuesto. En la mayoría de los colores complementarios, solo se tienen en cuenta los colores saturados, los más brillantes. A pesar de ello, bajo las definiciones formales, el brillo y la saturación son factores a tener en cuenta también.

Después solo hay que elegir los tonos adyacentes a cada lado. Da como resultado una combinación viva, más aún si son tonos saturados.

Si nuestro color base es naranja los complementarios serían…

  • Violeta
  • Azul marino

Podemos dar un paso más y hacer una combinación complementaria por separado. En lugar del color opuesto se eligen los tonos que están al lado del escogido como base.

 

Monocromático. Un color en varias tonalidades

La paleta monocromática, como su propio nombre indica, está formada por un único color más dos de sus versiones con mayor o menor saturación o más o menos claras. El color base se extiende con el uso de tonalidades más oscuras (añadiendo gris o negro al color base) o más claras (añadiendo blanco al color base) de ese mismo color.

Según Wikipedia: «El uso del color monocromático proporciona una fuerte sensación de cohesión visual y puede ayudar al objetivo de la comunicación a través del uso de las connotaciones del color. La ausencia relativa de contrastes de tono puede ser compensada mediante variaciones en tono y la adición de texturas».

Si (por ejemplo) nuestra base es un azul intenso podremos mezclar con:

  • Azul marino
  • Azul cielo

 

Triada. Tres colores que forman un triángulo

La triada consiste en combinar tres colores que se encuentran a la misma distancia unos de otros y, por lo tanto, a la misma distancia del centro de la rueda de color. Si intentamos visualizarlo, encontraríamos que forman un triángulo equilatero dentro del propio círculo de colores. Tonos vivos que se rigen por la armonía.

Color base: rojo. Lo mezclamos con…

  • Azul oscuro
  • Amarillo limón

La variante de la triada es la tétrada. A lo ya dicho se añade un color vivo para lograr el contraste.

Una vez tienes el resultado final, si compruebas que el color base se ve un poco más apagado o vibrante de lo que debiera no tienes más que subir o bajar los niveles de luminosidad.

 

Conclusión

En resumen, los colores en diseño gráfico deben seleccionarse según la propuesta de valor, misión, visión, valores y objetivos de cada empresa. Primero, se seleccionará uno o varios colores base y después se estudiarán e identificarán las mejores combinaciones según los tipos diferentes que hemos visto a lo largo del post. Una vez definidos, deben utilizarse en todas las comunicaciones para ser coherentes con la imagen de marca de la empresa y transmitir una misma sensación, un mismo mensaje.

Ahora que ya sabes cómo combinar los colores en diseño gráfico tus trabajos te quedarán perfectos. En la agencia diseñamos logos potentes, el manual de estilo y todo su universo creativo. Creamos tanto identidades corporativas desde cero como actualizaciones y renovaciones de marcas cuya imagen ha ido quedando antigua o desfasada con el paso del tiempo. Contacta con nosotros hoy mismo y nos pondremos manos a la obra.

¡Comparte este post en tus redes favoritas!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Posts relacionados

La digitalización en las empresas marketing digital

La digitalización en las empresas

La digitalización en las empresas es más importante cada día. Según el informe “La sociedad postpandemia: La tecnología como vector de cambio” creado por The

Leer Más >

4 respuestas

  1. Muchísimas gracias por las ideas que nos ofreces a la hora de combinar los colores en el diseño gráfico y la mejor idea para hacerlo en tu web. Saludos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad